Anuncios

Monseñor Cañizares denuncia que tanto el PSOE como el PP propician el aborto

Mar Hurtado. El Cardenal Antonio Cañizares, se ha pronunciado una vez más, en la Universidad Rey Juan Carlos, sobre el crimen del aborto. Pero esta vez, ha dejado claro, que tanto el PSOE como el PP están a la misma altura de culpabilidad y de complicidad, para que este cobarde asesinato siga produciéndose a diario en España. El Cardenal, ha comparado este crimen con otra forma de totalitarismo.
Esta evidencia no debería de ser noticia a no ser porque, ciertos sectores sociales y mediáticos al calor del partido popular y de manera miserable, llevan años tratando de ocultar o sembrar dudas con respecto a la posición del PP con el crimen del aborto y me duele tener que decir que en esta ceremonia de la confusión también han sido cómplices algunos hombres de la Iglesia. Pero la realidad está ahí, y las hemerotecas son testigo de ello. Son públicas las innumerables declaraciones de los líderes populares en apoyo a la ley del aborto del 85, hay que recordar que fue el PP con Ana Pastor de ministra de sanidad, quién teniendo la mayoría absoluta en el congreso, elaboró la Ley con la que la que se dio luz verde a la manipulación con embriones, son ellos los que aprobaron la píldora abortiva RU 486,son de sobra conocidas las palabras de Mariano Rajoy, en las que afirma que la Ley del aborto de 1985 no había que tocarla, “porque estaba suficientemente consensuada”, como si el consenso fuese un criterio moral válido para que semejante Ley exista en España. Otro dato, no tan conocido pero igual de cierto, es la financiación de abortos en clínicas abortistas privadas por parte de comunidades gobernadas por el PP como es el caso de la Comunidad de Madrid en la que con el dinero de nuestros impuestos se están pagando un alto número de abortos, como ha demostrado la publicación de las facturas correspondientes.
Da la sensación de que hay dos abortos: el aborto “malo” del PSOE, y el aborto “bueno”, del PP. Parece y todo, que el PP es un partido provida, gritando a los cuatro vientos que, si llegan al poder, derogarán la actual Ley. Sí, pero ¿y la anterior?. El tema de la vida es muy grave y no es como para andar confundiendo a la gente de bien, que piensa que votando al PP, está votando un partido que ofrece garantías al no nacido. De hecho, el PP a la hora de criticar esta Ley, ha puesto el acento en el escándalo que supone que una menor aborte sin el consentimiento paterno, como si eso, siendo grave fuera lo importante. Es como decir que lo importante antes de descuartizar al pequeño, es consultar con los abuelos.
Por ello estas declaraciones del cardenal Cañizares ponen luz en un asunto de extrema gravedad y en el cual todos tenemos la obligación de hacer cuanto esté en nuestra mano para acabar con ello, y eso incluye a nuestro voto. En este aspecto Monseñor Cañizares dice que no hay ningún partido que defienda totalmente la Vida. Se referirá Don Antonio a que ningún partido del actual marco parlamentario lo hace, porque si existen partidos que defienden la Vida y la dignidad del hombre de manera incondicional, de hecho las actuaciones jurídicas de uno de ellos, el partido social cristiano ALTERNATIVA ESPAÑOLA (AES) metieron entre rejas al siniestro Dr. Morín y detuvieron sus macabras trituradoras.
Gracias, Monseñor Cañizares, el Prefecto de la Congregación para la Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, por dejar clara la situación en este tema. Ahora nos toca a todos nosotros dejar de apoyar a todos esos partidos que como bien dice el cardenal no defienden la vida de aquellos que todavía no han visto la luz.

AES denuncia la discriminación laboral a las madres, la injusticia del aborto y el olvido de la amas de casa en el día de la mujer trabajadora

Los orígenes de la fiesta del 8 de marzo como día internacional de la mujer trabajadora se remontan a una primera celebración reivindicativa del 19 de marzo de 1911 en varios países europeos en que las mujeres reivindicaban con justicia el derecho a voto, derecho a la ocupación de cargos públicos, derecho a la formación profesional, derecho al trabajo y a la no discriminación por el mero hecho de ser mujer. Más tarde dichas reivindicaciones fueron manipuladas por la comunista alemana Clara Zetkin, quién estableció la fecha del 8 de marzo para que la internacional comunista incorporase al calendario de reivindicacines revolucionarias.
Hoy felizmente la mayor parte de esas reivindicaciones han sido socialmente aceptadas de modo universal, si bien, no precisamente gracias a la tiranía comunista que pretendió ser su abanderada. Sin embargo la última reivindicación de la mujer, desde hace más de un siglo sigue sin lograrse.
Desde Alternativa Española somos conscientes de que el hecho de ser mujer es una circunstancia desfavorable desde el punto de vida laboral, y más concretamente el hecho de quedar embarazada.
AES quiere denunciar en este día en que la hipocresía de la izquierda y la derecha liberal se llenan la boca con la palabra “igualdad”, y se multiplican los actos oficiales y las fotos de políticos en actitud reivindicativa a favor de la mujer, que ninguno de ellos, ni sus partidos, ni las instituciones en que gobiernan, llevan a cabo las medidas mínimas imprescindibles para que a la mujer se la considere igual laboralmente si mutilar una parte imprerscindible de sí misma como es la circunstancia de poder ser madre.
Así mismo AES quiere recordar que las mujeres son víctimas de otra tremenda injusticia en la sociedad actual, en relación con el aborto, al que muchas son forzadas para no perder sus empleos, o directamente forzadas por sus parejas o familiares, sin que parezca importarle lo más mínimo a los adalides de la ideología de género esta forma de discriminación sexual, ni las graves consecuencias físicas y psicológicas que acarrean a la mujer.
Por último, en este día de la Mujer Trabajadora, AES quiere rendir un sentido homenaje a todas las mujeres olvidadas por las administraciones, partidos y asociaciones feministas, cuyo silencioso trabajo como madres y amas de casa es impagable para la sociedad, y digno del mayor de los reconocimientos.
Madrid, 8 de Marzo de 2011